Archivo mensual: julio 2008

CAJÓN PASO DE CRISTO



La Hermandad con el objetivo de proteger el paso de Nuestro Padre Jesús de la Salud, ha adquirido un cajón que salvaguarda la estructura del mismo.

CAJÓN PASO DE CRISTO



La Hermandad con el objetivo de proteger el paso de Nuestro Padre Jesús de la Salud, ha adquirido un cajón que salvaguarda la estructura del mismo.

www.hermandadcandelaria.com

COLABORACIÓN CON LA PARROQUIA




En la tarde noche de hoy, la Hermandad de la Candelaria ha entregado un donativo de 3.000 euros ha nuestro Cura Párroco D. Manuel Mateos, para contribuir en el acondicionamiento de los tejados de San Nicolás, que será realizado por la empresa Ceres Constructores. La finalización de esta actuación esta prevista para el 30 de septiembre.

La aportación económica de la Hermandad, procede de los beneficios obtenidos en la Cruz de Mayo, Tómbola y Ruta de la Tapa Candelaria.

COLABORACIÓN CON LA PARROQUIA




En la tarde noche de hoy, la Hermandad de la Candelaria ha entregado un donativo de 3.000 euros ha nuestro Cura Párroco D. Manuel Mateos, para contribuir en el acondicionamiento de los tejados de San Nicolás, que será realizado por la empresa Ceres Constructores. La finalización de esta actuación esta prevista para el 30 de septiembre.

La aportación económica de la Hermandad, procede de los beneficios obtenidos en la Cruz de Mayo, Tómbola y Ruta de la Tapa Candelaria.

www.hermandadcandelaria.com

LOS EJES DEL AÑO JUBILAR PAULINO


Continuando con la Formación Religiosa on-line, os enseñamos un articulo de D. Jesús de la Hera, Director de la Revista Ecclesia, en el que expone los ejes principales de este Año Jubilar Paulino, ayudándonos a entender un poco más su significado y trascendencia.

Agradecer esta información a la Hermandad de la Esperanza de Triana.

En la tarde del sábado 28 de junio, el Papa Benedicto XVI, acompañado del patriarca de Constantinopla y primado de la Iglesia ortodoxa, Bartolomé I, abría en la basílica romana de San Pablo Extramuros una nueva puerta jubilar -la ya
llamada “Puerta Paulina”- y encendía la mecha del brasero llamado “Llama Paulina”, abriendo de este modo solemne el Año Santo del Apóstol San Pablo, que se prolongará
hasta el 29 de junio de 2009.
La Palabra de Dios y las peregrinaciones La celebración conmemora el bimilenario del nacimiento del apóstol de las gentes. La Iglesia ortodoxa también se suma a esta efeméride, en un claro signo ecuménico, uno de los ejes del Jubileo, en cuyo decurso -del 5 al 26 de octubre- tendrá lugar en Roma la XIII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos. “La Palabra de Dios en la vida y en la misión” es su tema. San Pablo es uno los autores y protagonistas de la Palabra de Dios, concretamente del Nuevo Testamento con catorce cartas y una muy abundante presencia en el libro de los Hechos de los Apóstoles. El Año Paulino ha de ser también y por
ello el año de la Palabra de Dios. Nuestra Iglesia necesita conocer más y mejor el
Libro de los Libros. Vivir de ella y nutrirse en sus fuentes. Y es que, como ha
afirmado Benedicto XVI, San Pablo, el cristiano de la Palabra, no es un personaje del pasado, sino que está vivo y presente entre nosotros y quiere también seguir hablándonos. Su palabra ha de continuar resonando: “Para mi la vida es Cristo”, “Me basta tu gracia: la fuerza se realiza en la debilidad, “Todo lo puedo en aquel que me conforta”, “Vivo yo mas ya no yo: es Cristo quien vive en mi”… El mensaje de Pablo, eco y resonancia de la Palabra de Dios, sigue siendo actual e interpelador: es una llamada a llenarse apasionadamente de 2 Jesucristo. Solo El salva. Solo El es Quien nos salva. Y en esta esperanza somos salvados.
Otro de los contenidos y, a su vez, medios y caminos para la adecuada celebración del Año Paulino serán las peregrinaciones. La basílica ostiense de Roma
-la basílica de San Pablo Extramuros- y el vecino lugar romano del martirio del apóstol -Tre Fontane- son el epicentro de estas peregrinaciones. Otros de sus reclamos habrán de ser la Turquía natal de Saulo, nacido en Tarso, en la región de Cilicia, y la Turquía interior tan vinculada también con el ya Pablo cristiano; Tierra Santa, en cuya escuela jerosolimitana de Gamaliel se instruyó en la ley mosaica; y Grecia (Atenas, Corinto, Tesalónica, Colosas…) con sus islas de Egeo. Asimismo en las diócesis, a juicio de los obispos, se pueden determinar algunos templos y algunas fechas para recibir la gracia de la indulgencia plenaria que conlleva este Jubileo.
Evangelización y misión “Año Paulino: evangelización, comunión en la Iglesia y plena unidad de todos los cristianos” era la frase con la que Benedicto XVI concluía su alocución previa al rezo del Ángelus del pasado domingo 29 de junio. De esta manera,
horas después de haber inaugurado el Año Jubilar, el Papa fijaba, de nuevo, los
objetivos y las expectativas de esta convocatoria, que llegan a nuestra Iglesia
como una bocanada de aire fresco y revitalizador, que todos debemos aprovechar.
Y es que decir Pablo de Tarso es siempre decir evangelización y misión.
Decir Pablo es decir apóstol intrépido e incansable, heraldo y servidor del Evangelio de Jesucristo. Celebrar entonces su memoria, vivir su Año Jubilar es
una apremiante llamada a la evangelización en todos los areópagos de nuestro
3 mundo y de nuestra cultura. A predicar a tiempo y a destiempo, a correr bien el
combate de la fe. San Pablo bien podría ser el patrono de las misiones y el
patrono de los medios de comunicación. Pocos como él se emplearon en utilizar
los medios entonces a su alcance para la causa del Evangelio.
Ecumenismo y comunión La dimensión ecuménica del recién comenzado Año Jubilar Paulino se deriva evidente e intrínseca a la hora de hacer memoria y celebración de San Pablo. Sus epístolas y toda su actividad apostólica están repletas de llamadas y
de gestos en pro de la unidad de las Iglesias que él mismo había fundado. La
basílica romana que custodia sus reliquias ha sido desde siempre un inequívoco
punto de referencia ecuménico. Fue asimismo la basílica ostiense el templo en
que el Papa Juan XXIII anunció el 25 de enero de 1959 la convocatoria del Concilio Vaticano II, uno de cuyos principales objetivos y frutos fue precisamente también el relanzamiento del ecumenismo.
Esta finalidad ecuménica del Año Paulino quedaba además espléndidamente visibilizada durante el pasado fin de semana con la presencia en Roma del patriarca Bartolomé I, primado de la Iglesia ortodoxa. El camino hacia la unidad de los cristianos se realizaba a través de palabras, de gestos, de presencias, de oraciones. Y, en este sentido, si simbólica fue su presencia el sábado 28 de junio junto a Benedicto XVI en la basílica de San Pablo, más aún lo fue su participación en la Eucaristía del día siguiente en la basílica vaticana y la común profesión de fe realizada en ella y ante la urna que contiene con las reliquias de San Pedro. Igualmente, resultaba significativo y esperanzador el hecho de que también la Iglesia ortodoxa celebre este Año Jubilar Paulino 2008- 2009. La hora de la evangelización pasa por la hora de la unidad. Los cristianos -señala el Papa el 29 de junio- no podemos dar testimonio válido, convincente y fecundo de Jesucristo si no estamos unidos, si persiste la separación de los cristianos.
4 La unidad de los cristianos requiere como etapa previa y permanente la comunión eclesial. Y al respecto, de nuevo, resuenan con fuerza y con interpelación la palabra y el testimonio de Pablo con sus apremiantes llamadas a la comunión dirigidas a las comunidades por él fundadas.
Gesto de comunión eclesial es la entrega e imposición del palio que en la fiesta
de San Pedro y San Pablo realiza cada año el Papa con los nuevos arzobispos
metropolitanos. La comunión eclesial no es tampoco un mero deseo o una
elección optativa y utópica. Es esencia de la misma vida de la Iglesia. Es
obligación de fidelidad al mandato de Jesús, el único Señor de la Iglesia. De este
modo, el Año Paulino 2008-2009 nos llama a todos a realizar un gran examen de
conciencia y un gran esfuerzo en pos de la comunión. Falseamos el imperativo
de la comunión yendo por libre, rasgándonos las vestiduras ante decisiones de
la Jerarquía que no acaban de cuadrar con nuestros propósitos. Quebramos
también la comunión si nos “atrincheramos” en nuestros puntos de vista, si
dividimos maniqueamente a los hijos de la Iglesia entre “buenos” y “malos”,
entre “progresistas” y “conservadores”, viendo y sintiendo a otros miembros de
ella no como hermanos sino incluso como adversarios.
===================
Palabra de Dios, peregrinaciones, evangelización, comunión, unidad son,
en suma, el carisma paulino, un carisma que en la Iglesia siempre ha estado
acompañado y complementado por el carisma petrino, el carisma y el servicio
de la autoridad, de la confirmación de la fe concretado en el apóstol Pedro y en
sus sucesores. Ambos, Pedro y pablo, carisma petrino y carisma paulino,
cimentan la Iglesia, son sus pilares. Ambos son imprescindibles para edificar el
único Pueblo de Dios, que nace y vive de la Palabra, de la que San Pablo fue
uno de sus mayores “creadores” y difusores. Así, pues, el Año Jubilar Paulino
2008-2009 y desde el primado de la Palabra de Dios y a través de las
peregrinaciones, nos urge a trabajar más y mejor por la evangelización, la
comunión y el ecumenismo. Nos urge a ser más de Jesucristo pues nos ha de
5
apremiar su amor y su redención en favor de toda la humanidad de todos los
tiempos, sin distinciones de raza, nación o cultura.
Jesús de las Heras Muela

LOS EJES DEL AÑO JUBILAR PAULINO


Continuando con la Formación Religiosa on-line, os enseñamos un articulo de D. Jesús de la Hera, Director de la Revista Ecclesia, en el que expone los ejes principales de este Año Jubilar Paulino, ayudándonos a entender un poco más su significado y trascendencia.

Agradecer esta información a la Hermandad de la Esperanza de Triana.

En la tarde del sábado 28 de junio, el Papa Benedicto XVI, acompañado del patriarca de Constantinopla y primado de la Iglesia ortodoxa, Bartolomé I, abría en la basílica romana de San Pablo Extramuros una nueva puerta jubilar -la ya
llamada “Puerta Paulina”- y encendía la mecha del brasero llamado “Llama Paulina”, abriendo de este modo solemne el Año Santo del Apóstol San Pablo, que se prolongará
hasta el 29 de junio de 2009.
La Palabra de Dios y las peregrinaciones La celebración conmemora el bimilenario del nacimiento del apóstol de las gentes. La Iglesia ortodoxa también se suma a esta efeméride, en un claro signo ecuménico, uno de los ejes del Jubileo, en cuyo decurso -del 5 al 26 de octubre- tendrá lugar en Roma la XIII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos. “La Palabra de Dios en la vida y en la misión” es su tema. San Pablo es uno los autores y protagonistas de la Palabra de Dios, concretamente del Nuevo Testamento con catorce cartas y una muy abundante presencia en el libro de los Hechos de los Apóstoles. El Año Paulino ha de ser también y por
ello el año de la Palabra de Dios. Nuestra Iglesia necesita conocer más y mejor el
Libro de los Libros. Vivir de ella y nutrirse en sus fuentes. Y es que, como ha
afirmado Benedicto XVI, San Pablo, el cristiano de la Palabra, no es un personaje del pasado, sino que está vivo y presente entre nosotros y quiere también seguir hablándonos. Su palabra ha de continuar resonando: “Para mi la vida es Cristo”, “Me basta tu gracia: la fuerza se realiza en la debilidad, “Todo lo puedo en aquel que me conforta”, “Vivo yo mas ya no yo: es Cristo quien vive en mi”… El mensaje de Pablo, eco y resonancia de la Palabra de Dios, sigue siendo actual e interpelador: es una llamada a llenarse apasionadamente de 2 Jesucristo. Solo El salva. Solo El es Quien nos salva. Y en esta esperanza somos salvados.
Otro de los contenidos y, a su vez, medios y caminos para la adecuada celebración del Año Paulino serán las peregrinaciones. La basílica ostiense de Roma
-la basílica de San Pablo Extramuros- y el vecino lugar romano del martirio del apóstol -Tre Fontane- son el epicentro de estas peregrinaciones. Otros de sus reclamos habrán de ser la Turquía natal de Saulo, nacido en Tarso, en la región de Cilicia, y la Turquía interior tan vinculada también con el ya Pablo cristiano; Tierra Santa, en cuya escuela jerosolimitana de Gamaliel se instruyó en la ley mosaica; y Grecia (Atenas, Corinto, Tesalónica, Colosas…) con sus islas de Egeo. Asimismo en las diócesis, a juicio de los obispos, se pueden determinar algunos templos y algunas fechas para recibir la gracia de la indulgencia plenaria que conlleva este Jubileo.
Evangelización y misión “Año Paulino: evangelización, comunión en la Iglesia y plena unidad de todos los cristianos” era la frase con la que Benedicto XVI concluía su alocución previa al rezo del Ángelus del pasado domingo 29 de junio. De esta manera,
horas después de haber inaugurado el Año Jubilar, el Papa fijaba, de nuevo, los
objetivos y las expectativas de esta convocatoria, que llegan a nuestra Iglesia
como una bocanada de aire fresco y revitalizador, que todos debemos aprovechar.
Y es que decir Pablo de Tarso es siempre decir evangelización y misión.
Decir Pablo es decir apóstol intrépido e incansable, heraldo y servidor del Evangelio de Jesucristo. Celebrar entonces su memoria, vivir su Año Jubilar es
una apremiante llamada a la evangelización en todos los areópagos de nuestro
3 mundo y de nuestra cultura. A predicar a tiempo y a destiempo, a correr bien el
combate de la fe. San Pablo bien podría ser el patrono de las misiones y el
patrono de los medios de comunicación. Pocos como él se emplearon en utilizar
los medios entonces a su alcance para la causa del Evangelio.
Ecumenismo y comunión La dimensión ecuménica del recién comenzado Año Jubilar Paulino se deriva evidente e intrínseca a la hora de hacer memoria y celebración de San Pablo. Sus epístolas y toda su actividad apostólica están repletas de llamadas y
de gestos en pro de la unidad de las Iglesias que él mismo había fundado. La
basílica romana que custodia sus reliquias ha sido desde siempre un inequívoco
punto de referencia ecuménico. Fue asimismo la basílica ostiense el templo en
que el Papa Juan XXIII anunció el 25 de enero de 1959 la convocatoria del Concilio Vaticano II, uno de cuyos principales objetivos y frutos fue precisamente también el relanzamiento del ecumenismo.
Esta finalidad ecuménica del Año Paulino quedaba además espléndidamente visibilizada durante el pasado fin de semana con la presencia en Roma del patriarca Bartolomé I, primado de la Iglesia ortodoxa. El camino hacia la unidad de los cristianos se realizaba a través de palabras, de gestos, de presencias, de oraciones. Y, en este sentido, si simbólica fue su presencia el sábado 28 de junio junto a Benedicto XVI en la basílica de San Pablo, más aún lo fue su participación en la Eucaristía del día siguiente en la basílica vaticana y la común profesión de fe realizada en ella y ante la urna que contiene con las reliquias de San Pedro. Igualmente, resultaba significativo y esperanzador el hecho de que también la Iglesia ortodoxa celebre este Año Jubilar Paulino 2008- 2009. La hora de la evangelización pasa por la hora de la unidad. Los cristianos -señala el Papa el 29 de junio- no podemos dar testimonio válido, convincente y fecundo de Jesucristo si no estamos unidos, si persiste la separación de los cristianos.
4 La unidad de los cristianos requiere como etapa previa y permanente la comunión eclesial. Y al respecto, de nuevo, resuenan con fuerza y con interpelación la palabra y el testimonio de Pablo con sus apremiantes llamadas a la comunión dirigidas a las comunidades por él fundadas.
Gesto de comunión eclesial es la entrega e imposición del palio que en la fiesta
de San Pedro y San Pablo realiza cada año el Papa con los nuevos arzobispos
metropolitanos. La comunión eclesial no es tampoco un mero deseo o una
elección optativa y utópica. Es esencia de la misma vida de la Iglesia. Es
obligación de fidelidad al mandato de Jesús, el único Señor de la Iglesia. De este
modo, el Año Paulino 2008-2009 nos llama a todos a realizar un gran examen de
conciencia y un gran esfuerzo en pos de la comunión. Falseamos el imperativo
de la comunión yendo por libre, rasgándonos las vestiduras ante decisiones de
la Jerarquía que no acaban de cuadrar con nuestros propósitos. Quebramos
también la comunión si nos “atrincheramos” en nuestros puntos de vista, si
dividimos maniqueamente a los hijos de la Iglesia entre “buenos” y “malos”,
entre “progresistas” y “conservadores”, viendo y sintiendo a otros miembros de
ella no como hermanos sino incluso como adversarios.
===================
Palabra de Dios, peregrinaciones, evangelización, comunión, unidad son,
en suma, el carisma paulino, un carisma que en la Iglesia siempre ha estado
acompañado y complementado por el carisma petrino, el carisma y el servicio
de la autoridad, de la confirmación de la fe concretado en el apóstol Pedro y en
sus sucesores. Ambos, Pedro y pablo, carisma petrino y carisma paulino,
cimentan la Iglesia, son sus pilares. Ambos son imprescindibles para edificar el
único Pueblo de Dios, que nace y vive de la Palabra, de la que San Pablo fue
uno de sus mayores “creadores” y difusores. Así, pues, el Año Jubilar Paulino
2008-2009 y desde el primado de la Palabra de Dios y a través de las
peregrinaciones, nos urge a trabajar más y mejor por la evangelización, la
comunión y el ecumenismo. Nos urge a ser más de Jesucristo pues nos ha de
5
apremiar su amor y su redención en favor de toda la humanidad de todos los
tiempos, sin distinciones de raza, nación o cultura.
Jesús de las Heras Muela

www.hermandadcandelaria.com

LIBRO ANIVERSARIO DE SAN NICOLÁS



El pasado viernes, se firmó el Convenio de Colaboración entre nuestra Parroquia y la Obra Social de Cajasol, para la realización del libro de N.H.D. Teodoro Falcón, sobre el Aniversario de San Nicolás.

Agradecer la colaboración y ayuda de Cajasol y de D. Francisco Diaz Morillo de la Excma. Diputación Provincial de Sevilla.

LIBRO ANIVERSARIO DE SAN NICOLÁS



El pasado viernes, se firmó el Convenio de Colaboración entre nuestra Parroquia y la Obra Social de Cajasol, para la realización del libro de N.H.D. Teodoro Falcón, sobre el Aniversario de San Nicolás.

Agradecer la colaboración y ayuda de Cajasol y de D. Francisco Diaz Morillo de la Excma. Diputación Provincial de Sevilla.

www.hermandadcandelaria.com

GRUPO JOVEN EN ISLA MAGICA


En el dia de ayer jueves 3 de julio, para poner la guinda a este curso cofrade, el grupo joven visitó Isla Mágica. Fue un día estupendo,con un ambiente inmejorable y el comportamiento exhibido por los chicos y chicas fue perfecto. Queremos agradecer a Heineken España S.A. su gran colaboración para que este evento se realizara. El curso que viene nuestro Grupo Joven volverá con muchas ideas y con más ganas de convivir y hacer Hermandad.

Felicidades chavales!!!!!!

GRUPO JOVEN EN ISLA MAGICA


En el dia de ayer jueves 3 de julio, para poner la guinda a este curso cofrade, el grupo joven visitó Isla Mágica. Fue un día estupendo,con un ambiente inmejorable y el comportamiento exhibido por los chicos y chicas fue perfecto. Queremos agradecer a Heineken España S.A. su gran colaboración para que este evento se realizara. El curso que viene nuestro Grupo Joven volverá con muchas ideas y con más ganas de convivir y hacer Hermandad.

Felicidades chavales!!!!!!

www.hermandadcandelaria.com