Función Principal de Instituto

dig

En nuestros cultos hemos hablado del Amor de Dios a nosotros, nos ha amado hasta el extremo. Es este Amor el que nos ha levantado tantas veces en la vida y como amor con amor se paga, ahora se lo agradecemos con estos cultos, que han sido bellísimos, pero además día a día se ha ido haciendo un altar existencial de cada uno de manera individual.
Nuestro compromiso es el amor y además queda recogido en el punto 1 de nuestras reglas. Si no se cumple esta todas las demás quedan frustradas.
En la lectura de hoy se habla de las tentaciones que Satanás puso al Señor que fueron tres y nuestro Párroco nos las trae a ejemplos en la actualidad.
Todos estamos sujetos a tentaciones, todos somos barro y caemos en el pecado
Las tentaciones son una amenaza cierta que se cierne sobre nosotros y que nos tiene que tener en alerta no con miedo.
Con la primera tentación se puede aplicar al ejemplo que la Hermandad es un bien para crecer en la vida cristiana y no para satisfacer las carencias y hambres personales.
Con la segunda tentación se nos advierte que nuestros titulares no son un instrumento, algo que usamos los hombres para que nos adoren sino que Ellos son el camino para adorar a Dios.
Esto nos hace  libres y nos pone a todos al mismo nivel.
La tercera tentación es la del éxito, hablamos de éxito humano pero la verdadera medida de esta y todas las hermandades vendrá por el crecimiento cristiano que tiene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *