resumen histórico

Se constituye esta Hermandad en la iglesia de San Nicolás el 26 de Junio de 1921, al ser aprobadas sus primeras Reglas días antes, el 4 de junio, haciendo Estación de Penitencia a la Santa Iglesia Catedral por primera vez el Martes Santo de 1922. Un grupo de cofrades y feligreses del barrio, impulsados por José Ruiz Escamilla, Pepe "el Planeta", pusieron todo su amor e ilusión en aquella cofradía que tendría por titular a una Imagen de Jesús Nazareno y a una Dolorosa que le acompañaba en un altar lateral de la iglesia de San Nicolás bajo la advocación de la Candelaria, como así aparece reflejada en documentos e inventarios parroquiales desde finales del siglo XIX.
La imagen de Jesús Nazareno había sido llevada en 1880 a San Nicolás procedente de la iglesia de la Magdalena, al altar que hasta entonces habían ocupado las imágenes de la Hermandad de los Gitanos, que a pesar que gozar de gran devoción entre los feligreses, solicitaron su traslado a la iglesia de San Román por las dificultades que tenían para realizar su salida procesional, debido a la estrechez de las calles circundantes. Así, el Nazareno, que había sido titular de la extinguida Hermandad de la Antigua, Siete Dolores y Compasión, una de las cofradías más importantes de la Sevilla del siglo XVII, toma la advocación de Jesús de la Salud en recuerdo del titular de la Hermandad anteriormente establecida en el templo. En el periodo de cuarenta años que transcurrió desde su llegada a San Nicolás hasta la erección de la Hermandad recibió tanto culto diario como cultos solemnes anuales, que eran costeados por devotos y familias de la feligresía.
Como imagen dolorosa mariana, desde el citado año de 1880 contó el Nazareno ahora advocado de la Salud con la compañía de una imagen de la Virgen donada por una feligresa, que desde finales del siglo XIX es citada bajo la advocación de la Candelaria. Esta imagen es la primera Titular al fundarse la Hermandad en 1921, saliendo bajo palio en las dos primeras salidas el Martes Santo de 1922 y 1923. En 1924 sería sustituida por la imagen actual, que tallara originalmente Manuel Galiano, pasando la anterior a la localidad onubense de Cartaya.
Durante muchos años se creyó que la fundación de esta Hermandad se debió a un milagro obrado por la Imagen de Jesús de la Salud en la curación de la hija del fundador Pepe el Planeta, quien se habría encomendado a Él y en agradecimiento cumpliría su palabra de erigirle una cofradía y sacarlo en procesión. En efecto, el suceso milagroso tuvo lugar, pero en el verano de 1922, un año después de fundarse esta Corporación y habiendo realizado su primera salida procesional, pues su primogénita nació meses después de la aprobación de sus primeras Reglas, concretamente el 4 de octubre de 1921. Por otro lado es preciso recordar que en las tres primeras décadas del siglo XX se produjo la reorganización de hermandades extinguidas y otras de nueva creación que, siguiendo las directrices de la Autoridad Eclesiástica, rescataron imágenes de gran mérito artístico o gran calado devocional. Sirvan como ejemplo además de la Candelaria las del Dulce Nombre, San Benito, Los Estudiantes y San Esteban, entre otras, dando origen a la conformación del Martes Santo sevillano tal como hoy lo conocemos.
Muy arduo fue el trabajo que los hermanos fundadores realizaron en el primer año de vida de la Hermandad, pues en poco menos de un año consiguieron sacar la cofradía con dos pasos completos y todas sus insignias. Para el Nazareno encargaron un paso de estilo neogótico iluminado por cuatro faroles que presentaban la singularidad de ir alimentados por luz eléctrica a baterías, circunstancia que permaneció hasta la ejecución de un nuevo paso a principios de la década 1960. Para la Virgen de la Candelaria un paso de palio que aunque los dos primeros años llevó techo y bambalinas de malla, en 1924 estrenó un techo de palio bordado en el prestigioso taller de Juan Manuel Rodríguez Ojeda, en hilos de plata sobre terciopelo azul verdoso, conjunto completado dos años más tarde con un manto a juego bordado en el taller de Eduardo Rodríguez, que hacen de este paso de palio una obra artística singular de nuestra Semana Santa.
En las primeras estaciones de penitencia a la Santa Iglesia Catedral, la cofradía tuvo itinerarios muy diversos y complicados debido a la estrechez de las calles que circundaban la feligresía de San Nicolás.
A partir de 1925 se ensaya alcanzar la Carrera Oficial accediendo a los Jardines de Murillo desde las calles San José y Santa María la Blanca, para continuar hasta Mateos Gago atravesando el barrio de Santa Cruz, siendo idéntico el regreso en horas nocturnas. Años más tarde se accedería al Paseo Catalina de Ribera y Jardines de Murillo solo en el itinerario de regreso, desde la calle San Fernando, siendo a una de las estampas más bellas de Nuestra Semana Santa, bajo la arboleda junto a la muralla de los Reales Alcázares.
Durante la convulsa década de 1930, la Hermandad no tuvo demasiados problemas con la seguridad de sus imágenes y enseres, al contrario que ocurrió con otras cofradías, salvo la suspensión de algunas salidas la tarde del Martes Santo.
En los años cuarenta surgieron los primeros intentos de fusión con la Hermandad Sacramental de San Nicolás, alentados por la común vinculación de un destacado feligrés que dirigió los destinos de ambas, D. Juan Fernández de la Cruz. Aunque la fusión no llegaría hasta treinta años más tarde, este destacado hermano donó un nuevo y bello retablo para la Capilla del Sagrario de la iglesia de San Nicolás que permitió el traslado de las imágenes titulares de la Hermandad desde un altar colateral de la nave de la Epístola a un sitio de privilegio en el templo, junto al Santísimo. Su bendición tuvo lugar el 2 de febrero de 1948, siendo su autor el tallista José Alarcón Santa Cruz.
En las dos décadas siguientes, las de 1950 y 1960, se produce una renovación importante en el patrimonio artístico de la hermandad, coincidiendo con la incorporación a la nómina de hermanos del orfebre Manuel Román Seco, amigo y colaborador del antes citado tallista Alarcón. Tras ejecutar unos trabajos para el párroco de San Nicolás comienza a recibir encargos de la Hermandad.
Se ejecutan nueva corona para María Santísima de la Candelaria y potencias para Nuestro Padre Jesús de la Salud, así como la renovación paulatina de todos los enseres de orfebrería, culminando con la ejecución de todos los elementos (varales, respiraderos y peana) del paso de palio a finales de los años sesenta. Paralelamente se ejecutó un nuevo paso para Nuestro Padre Jesús de la Salud, tallado magistralmente por Antonio Vega, que se inspiró en el estilo barroco rocalla de los retablos de la iglesia de San Nicolás. Se sustituyó la iluminación eléctrica de los faroles por cuatro candelabros de guardabrisa, estrenándose el paso totalmente terminado el Martes Santo de 1965.
Paralelamente a la renovación de los pasos, las diversas Juntas de Gobierno que rigieron los destinos de la Hermandad a mediados del pasado siglo XX iniciaron una apertura a diversos estamentos sociales de la época: comienza en 1954 cuando se inician relaciones con las empresas suministradoras de luz y gas al ser nombrada a nivel nacional la Virgen de la Candelaria patrona del antiguo Sindicato de Agua, Gas y Electricidad, continúa en 1955 con el nombramiento de Hermano Mayor Honorario del Presidente del Cabildo Insular de Tenerife en razón de ser la Virgen de Candelaria la Patrona de aquellas islas, y en 1958 nombrando a S.A.R. Dña. María de las Mercedes de Borbón y Orleans Camarera Honoraria de la Santísima Virgen. En la siguiente década se confraterniza con la Hermandad de la Candelaria de Jerez de la Frontera (1962), Hogar Canario de Sevilla, nombramiento de Hermano Honorario del Real Madrid Club de Futbol (1963) a través del hermano Perico Chicote y del Servicio de Parques y Jardines del Excmo. Ayuntamiento de Sevilla, que adoptó en 1967 como copatrona a la Santísima Virgen de la Candelaria junto con San Isidro Labrador, por el paso nocturno de la cofradía por los Jardines de Murillo desde la época fundacional.
En 1969 tuvo la Hermandad, en regimen de alquiler, un primer local destinado a Casa de Hermandad, en la calle Muñoz y Pabón, dada la conciencia que existió de ofrecer a los hermanos un lugar de convivencia para el mejor desarrollo de los fines establecidos en las Reglas. Pronto la Junta de Gobierno emprendería gestiones para hacer realidad una Casa de Hermandad en propiedad, cercana a la iglesia, que se bendijo en febrero de 1975 en el local bajo de la calle Federico Rubio número 4.
En la década de 1970 se produjeron varios hechos importantes para la Hermandad. El primero fue la creación de la primera Junta Auxiliar de jóvenes en 1970, al tomarse conciencia desde la Junta de Gobierno de contar con este grupo de hermanos como garantía de futuro de nuestras cofradías, que pronto y paralelamente se organizaron en todas bajo la denominación de Juventud y Grupos Jóvenes.
El segundo fue motivado por unas obras en la iglesia de San Nicolás, que obligaron a efectuar la salida procesional el Martes Santo de 1973 desde la iglesia del cercano convento de Madre de Dios, circunstancia que se repetiría en 1990 por idéntico motivo. Son las dos únicas ocasiones en que la cofradía no ha salido de San Nicolás. Es preciso nombrar llegados a ésta década y la siguiente a un hermano que ocupó la mayor parte de ellas el cargo de Hermano Mayor, Ramón Ybarra Llosent, que auxiliado incondicionalmente por numerosos hermanos y colaboradores en las distintas Juntas de Gobierno que se sucedieron , canalizaron y adaptaron nuestra Corporación a los cambios sociales tan profundos que tuvieron lugar.
El tercero de ellos en el tiempo fue la creación de la cuadrilla de hermanos costaleros, siguiendo la iniciativa surgida en nuestra ciudad desde la juventud integrada en las Hermandades que tuvo su experiencia pionera en 1973 con el Cristo de la Buena Muerte de la Hermandad de los Estudiantes. En 1975 se organizan los jóvenes hermanos de la Candelaria y tras meses de ensayos sacan por primera vez bajos sus hombros el paso de palio de María Santísima de la Candelaria el Martes Santo de 1976, experiencia pionera junto con la Hermandad de San Esteban, cuya recién creada cuadrilla de hermanos costaleros también portaron por primera vez el palio de Nuestra Señora de los Desamparados. Al año siguiente -1977- saldría por primera vez la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Salud portado por hermanos costaleros. En 1976, fruto de ese movimiento juvenil se creó el Pregón del Cofrade por iniciativa del hermano Ramón Castro Núñez, que de inmediato la hermandad hizo suyo y hoy es uno de los actos de exaltación de nuestras cofradías más veteranos de la Semana de Pasión.
El último hecho histórico relevante en esta década fue la fusión de la Hermandad de Penitencia con la Sacramental de San Nicolás en 1977, siendo aprobadas nuevas Reglas. Esta antigua Corporación, cuyos orígenes se remontan a 1631, tenía muy mermada su nómina de hermanos, que además eran de avanzada edad. Con esta fusión se consigió revitalizar el culto al Santísimo Sacramento a través de los oficios de Semana Santa, el Triduo Sacramental y la Procesión Eucarística de Enfermos e Impedidos, además de incorporar como cotitular a la Virgen del Subterráneo, advocación mariana unida desde finales del siglo XV a la iglesia de San Nicolás, que además de ser titular de la Hermandad Sacramental lo fue de una Hermandad del Rosario que existió en dicho templo, extinguida a finales del siglo XVIII.
Los primeros años de la década de 1980 se correspondieron con la toma de conciencia y el desarrollo del nuevo carácter Sacramental de la Hermandad, la colaboración aún más estrecha con la Parroquia, la organización de cultos al Santísimo Sacramento, a Nuestra Señora del Subterráneo y la organización de la Procesión Eucarística de Enfermos e Impedidos. Por otro lado se fueron adaptando los enseres artísticos de la cofradía al nuevo escudo, tras la incorporación del Viril Sacramental.
A final de la década de 1980, tras una nueva modificación de las Reglas, se produce la equiparación en deberes y derechos de todos los hermanos sin distinción de sexos, lo que supuso la incorporación de las hermanas a la estación de penitencia el Martes Santo de 1988, siendo también una de las primeras cofradías sevillanas en dar entrada a la mujer vistiendo la túnica nazarena. Con el paso de los años se han ido incorporando al resto de hermandades siendo hoy normal no solo realizando anónimamente su estación de penitencia sino asumiendo tareas de gobierno.
Otro hito muy importante para la Hermandad de la Candelaria tuvo lugar en 1992, coincidiendo con la celebración en Sevilla de la Exposición Universal en la Isla de la Cartuja. La Iglesia Diocesana convirtió la Catedral de Sevilla en una sede de primer orden, con la organización de la Exposición Magna Hispalensis bajo las naves catedralicias,
que albergaron las mejores obras de arte religioso posibles, y como representación de las cofradías dos pasos procesionales, el del Santísimo Cristo de las Misericordias, de la Hermandad de Santa Cruz, y el de palio de María Santísima de la Candelaria, que durante seis meses recibieron cientos de miles de visitas de todos los continentes.
Otros hechos relevantes de la década 1990 ocurrió en 1995, en que la Autoridad Eclesiástica aprobó la inclusión como titular de la Hermandad de San Nicolás de Bari, en razón de la estrecha unión que desde siempre ha existido entre la Hermandad y la Parroquia. En 1996 la Hermandad celebró con gran brillantez su LXXV Aniversario Fundacional, destacando la concesión de la Medalla de Oro con motivo de tal efemérides a la Iglesia Universal y Diocesana, personalizada en el Señor Arzobispo de Sevilla, Fray Carlos Amigo Vallejo. Igualmente, el Excmo. Ayuntamiento de Sevilla acordó con motivo de tal efemérides que el espacio público existente delante de la fachada principal de la iglesia de San Nicolás se rotulase como Plaza de Nuestro Padre Jesús de la Salud. Se publicó además una obra monográfica, “Semblanza Histórica de la Hermandad de la Candelaria”, escrita por el hermano Martín Carlos Palomo García, en la que quedaron recogidos todos los aspectos históricos, artísticos y devocionales de la Corporación, tras una paciente labor de recopilación de documentación y trabajo de campo.
La llegada del nuevo siglo no fue muy favorable para la vida interna de la Hermandad. La falta de entendimiento entre algunos miembros Junta de Gobierno elegida en 1998 llevó a la Autoridad Eclesiástica a designar una Junta Rectora que dirigió la Hermandad en el periodo 2000-2004, compuesta por tres hermanos y un grupo de colaboradores en funciones de gobierno. Tras aprobación de nuevas Reglas y convocatoria de Cabildo de Elecciones a finales de 2004 podía pensarse que el proceso estaba cerrado, pero nuevas desavenencias en el seno de la Junta de Gobierno motivaron la celebración de nuevo Cabildo de Elecciones a finales de 2006.
Desde 2007 la normalidad interna en la vida de Hermandad se ha recuperado, acometiéndose un gran proyecto consistente en la ampliación y remodelación del edificio en cuyo local bajo teníamos nuestra Casas de Hermandad desde 1975, de forma que se sumó la planta primera interconectada con el local primitivo, inaugurándose oficialmente el 18 de junio de 2015, permitiendo una amplia zona de exposición del paso del Señor y enseres y mayor amplitud para las tareas administrativas y espacio de convivencia entre los hermanos.
Otro gran día para la Hermandad tuvo lugar el 27 de febrero de 2012, en el que la venerada imagen de Nuestro Padre Jesús de la Salud presidió en la Catedral de Sevilla el Vía Crucis de las Hermandades de Sevilla organizado por el Consejo General de Hermandades y Cofradías, siendo uno de los más concurridos y esplendorosos de los celebrados, con una gran participación de los hermanos. Fueron construidas para la ocasión unas artísticas andas en madera tallada y sobredorada, iluminadas por candelabros de guardabrisa, que armonizaban perfectamente con la imagen del Nazareno.
Martín Carlos Palomo García. Febrero 2016


Ilustre y Fervorosa Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de la Salud, María Stma. de la Candelaria, Nuestra Señora del Subterráneo y Señor San Nicolás de Bari.
Parroquia de San Nicolás de Bari y Santa María la Blanca C/ Federico Rubio, 4 - 41004 Sevilla.
Tlf: 954 22 68 69