In Memoriam. José Luis Vargas Cala “Luiki”

Con absoluta sorpresa hemos perdido ayer sábado a nuestro hermano José Luis Vargas, al que todos cariñosamente conocíamos por “Luiki”. Durante décadas frecuentó nuestra Hermandad y la parroquia de San Nicolás, pues era hermano de Pepa, esposa del entonces sacristán de San Nicolás, Isidro Ramos Suero.

Alistado en las filas candelarias, realizó muchos años la estación de penitencia hasta 2017, la mayor parte de ellos portando el libro de Reglas, llevando siempre en su bolsillo una funda de plástico para protegerlo “por si llovía”. Su colaboración con el equipo de priostía desde los años noventa fue importantísimo, siempre dispuesto a realizar la tarea encomendada con discreción y eficacia.  Le van a echar de menos.

Incorporó a nuestra corporación a su nietos, los hermanos Iván, Rubén y Miriam Acero, que desde pequeños corretearon por las naves de San Nicolás y por el patio, empapándose de su cariño a nuestros titulares. Siempre fue cariñoso y atento con los demás, especialmente con los más pequeños, para los que siempre tenía detalles y gustaba de regalar golosinas. Hoy, esos niños, que te consideraban “su abuelo de la Hermandad”, lloran tu partida.

Nadie podía imaginar, habiendo estado la noche del viernes ayudando a montar el altar para el triduo sacramental, que sería su última noche en la Hermandad. Incluso había pedido reserva de sitio para asistir a la Función del Centenario del próximo domingo. La va a poder contemplar más cerca que nadie del Señor de la Salud y de su Bendita Madre Candelaria.

Nuestro más sentido pésame a sus familiares, de forma especial a sus nietos y a sus sobrinos, los hermanos Ramos Vargas. Descanse en paz.

3 Respuestas a “In Memoriam. José Luis Vargas Cala “Luiki”

  1. Desde el primer día que entre a formar parte de esta familia,siendo un chaval de 14 años,supe que luiki,eres único,esas tardes de juego en el patio,los ratos que hemos pasado los lunes de San Nicolás,ect,luis siempre te llevaré en mi corazón como mi tío LUIKI,descansa en paz

  2. Manuel Benítez Fernández

    He de decir que para nosotros, los priostes, ha sido un compañero de lo mas fiel, se reincorporó al equipo con su nieto Iván y desde ese momento hasta el día antes de su fallecimiento, no ha faltado en ningún momento. Fruto de su trabajo quisimos darle el privilegio de acompañar a sus amados titulares como prioste un martes santo. Su cara de felicidad durante todo el recorrido, fué memorable e inolvidable. Se quedan en nuestros recuerdos las tardes de priostía, de trabajo y como no, de esparcimiento tras el trabajo en el patio o la sacristía, donde llegó a traernos pucheros para mitigar los frios de febrero. Te echaremos de menos compañero, pero estoy convencido que tienes sitio de privilegio allí al lado de ellos. Descansa en paz.

  3. Hoy, mi alma amaneció triste
    Muy triste está mi alma
    Un ser de luz
    Cálido su abrazo, fiel a sus ideales, inmenso su amor por la familia y amigos
    Noble en sus gestos, su mirada, su hacer, su sentir, su pensar, su entrega, su palabra…..
    Él era eso….. y mi tioamigo
    Tantos momentos juntos
    Tantas risas, anécdotas compartidas, abrazos interminables, lloros incontables al verle y abrazarle estos últimos años, ambos luchando por mantener vivas a nuestras mujeres, él la suya y yo mis tías,madre y suegra
    Tannnnnto respeto y admiración que le tenía yo a ese pequeñito, pero GRAN HOMBRE…..

    Luiqui, cariño…..
    Doy gracias a Dios, por llevarte con Él, en una muerte dulce, sin idas y venidas al Hospital, sin sufrir más de lo que llevabas, y en la tranquilidad de tu butaca, compartida con la que por tantos años fue tú mujer…
    Paz por ti
    Paz por saberte ya con tu Candy y tu Chikitito, y, la Fe de sentirte cerca de nosotros con ese Haz de Luz que siempre desprendiste….
    Mi vida sin ti…. hubiera sido otra, te lo aseguro.
    Tan lindo que fuiste conmigo y con Chiky desde que llegò a mi vida….
    Te queríamos de verdad, como sólo se puede querer y estar agradecidos por tener en nuestra vida alguien como tú.
    Bendita niñez que me hacías carantoñas y bromas para reir
    Benditos días de San Nicolás en los que hacías la ronda familiar
    Bendita la juventud en tu compañía que la iluminabas con ese !hola Mari y esas convivencias en el patio y la iglesia
    Bendita madurez por ambos sufrida, que nos fue uniendo más si cabe, en las pérdidas que fuimos afrontando juntos
    Bendito tu último abrazo, en la iglesia, en el que me emocioné y tú me consolabas… yastá Mari, yastá…. testaba recordando que no pude estar contigo cuando se murió tu mujer, y……
    Te recordaré mientras tenga memoria, como ese bético que se iba a la imprenta y se jartaba de hacer trizas los papeles pá tirarlos en el Benito Villamarin desde su espacio🤣🤣🤣🤣🤣
    Te recordaré unido siempre a tu hermana Pepa, mi Pepa también…
    Te recordaré pasando semanas en Mazagon acondicionando mi casa
    Te recordaré siempre unido a la priostía de la Hdad.
    Te recordaré cada vez que pise San Nicolás, al igual que a la Pepa y a Isidro, mis adultos/amigos que tanto quise, tanto respeté, tanto me enseñaron y tanto me dieron.
    Aquí dejas un cashito de tu vida junto a la mía, pero tu halo precioso y amoroso, será mi compañía eterna.
    Gracias por haber existido y por haberme dado espacio en tu vida para quererte y compartirte.
    Te quiero!bonito

Responder a Manuel Benítez Fernández Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *