RECUERDOS DE UN MARTES SANTO EN CANDELARIA, POR MOISES VIRETTI


Son las cinco de la tarde y el sol reluce por doquier un esperado Martes Santo en San Nicolás de Bari; los nervios a flor de piel, y mis pasos andan por Santa María Blanca junto a mis hermanos de capirotes blancos , que junto a los maestros de música de cristo llevan con todo su orgullo ir tras mi cristo de la Salud a sones trianeros.

Visita a la iglesia donde rezo a Dios junto a los sagrados titulares; abrazos por todos los rincones y el deseo de una feliz estación de penitencia; el equipo de asesoramiento musical del palio ultimando detalles; un sinfín de gratos momentos como preludio a la salida.

Los músicos sonríen al ver mi rostro cargado de ilusión y amor por una madre que ilumina nuestras vidas cada día.

Suena el himno, y tras la primera bajada, los sones de la marcha mas conocida de Manuel López Farfan relucen en la plaza Jesús de la Salud para que mi Candelaria se encamine a la Santa Iglesia Catedral…podría seguir escribiendo, pero es de merecer que lo que queda por escribir quede reservado para alguna otra ocasión; la semana mas esperada se marchó, pero quedamos nuevamente alerta por que el contador de cuenta atrás para el martes santo ha comenzado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *