Hace 25 años: 5 de mayo de 1992. La Exposición Magna Hispalensis abre sus puertas

  Mañana jubilosa para la Iglesia de Sevilla: la Santa Iglesia Catedral abría sus puertas en los primeros días de la Exposición Universal que se estaba celebrando en la Isla de la Cartuja. Todo el templo convertido en un inmenso museo durante seis meses, donde cientos de miles de visitantes -unas diez mil visitas diarias- pudieron admirar buen número de las mejores obras de arte de nuestra ciudad. En representación de nuestras hermandades y cofradías, dos imágenes en sus respectivos pasos, la del Santísimo Cristo de las Misericordias, titular de la Hermandad de Santa Cruz, y María Santísima de la Candelaria, en su altar azul y plata de su paso de palio. Fue editado por el arzobispado un magnífico catálogo de las obras expuestas y por nuestra Hermandad un cartel de gran formato con una excelente fotografía de nuestra Santísima Virgen realizada por Rodrigo Báez Atienza.

También estuvo expuesto el lienzo de la Virgen de Guadalupe (Juan Correa, 1704), que poseemos en la capilla del Sagrario de San Nicolás, una de las mejores representaciones que existen en el mundo de la patrona de Méjico.

Personalidades y gobernantes de muchos países la contemplaron, quedando sorprendidos de su belleza y singularidad. Siempre cerca de Ella, hermanos de la Candelaria. Debemos recordar el importante papel que tuvo en esta muestra nuestro hermano y catedrático de Arte Teodoro Falcón Márquez, director de exposiciones del Pabellón de la Iglesia de Sevilla para la Expo 92.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *