5º día de Quinario 2019

Durante estos 5 días de Quinario hemos seguido el relato del Génesis desde la creación, hasta la expulsión del paraíso. Igual que Dios moldeó al hombre, nosotros debemos dejarnos moldear por las manos del Señor. En el evangelio de hoy la serpiente engaña y Adán y Eva eligen mal. Hoy culminamos esta nueva creación, estamos construyendo ese nuevo paraíso. Todo se rompió por esa vanidad de querer ser como Dios.

Hoy en el evangelio el Señor lo recrea todo. Hoy Jesús de la nada, sin esfuerzo ninguno da de comer a todos los que estaban escuchándole. Jesús está creando de nuevo el paraíso. Miremos al Señor de la Salud. Como nos colocamos ante su presencia. Qué nos da a cada uno de nosotros cuando nos mira. Qué hacemos con lo que el Señor nos da. El asume el dolor de todos, camina hacia la muerte pero quiere que nosotros caminemos hacia la vida. Para ello sacamos las fuerzas de la Eucaristía, que es el lugar donde encontrar la fuerza para vivir todo lo que el Señor pide de nosotros. Sin el Santísimo Sacramento nada es posible. Jesús Sacramentado es el primer titular de la Hermandad. Es el centro de todo. El sentido de nuestra devoción al Señor de la Salud es que nos conduzca al lugar donde Cristo está de verdad el Santísimo Sacramento. Aliento de muerte que se vuelve vida. Mirada de misericordia que transmite vida. Sabemos dónde está la Luz, llevemos a todos a la presencia del Señor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *